jueves, junio 23, 2005

Los 7 secretos infalibles para escribir un libro de autoayuda

De los libros de autoayuda, siempre llamó mi atención aquella exquisita capacidad para comprimir y cuantificar los problemas personales, sociales y conyugales: “10 estupideces que cometen las parejas para dañar sus relaciones”. O “Los 100 secretos de la gente exitosa”. Y “7 leyes espirituales del éxito”. Yo propongo los 7 grandes secretos para escribir un exitoso libro de autoayuda. No digas después que otro se comió tu queso.

1 Que sea gran negocio para las editoriales.
En Perú, una editorial bautizada con nombre de mujer elegante carga con el honor de ser aquella que más libros de autoayuda edita. El muy gentil gerente de Norma, Andrés González (“las dos con zeta, por favor”), responde sin tapujos: “Nos ha ido genial. Entre el año 2004 y lo que va del actual, sumamos casi 100,000 libros de autoayuda vendidos. Se trata de una línea muy solicitada”. De tal magnitud es el éxito que, de los 28 libros del mes de Norma (al libro del mes se le dispensa una gran difusión y exhibición, acompañadas de un precio atractivo que generalmente no supera los 20 soles), la mitad son de autoayuda.
El último éxito de Norma se llama David Niven (sí, homónimo del actor), un psicólogo y científico social estadounidense que suma 60,000 libros vendidos en Perú. Norma ha editado cuatro libros suyos: los 100 secretos de la gente exitosa, saludable, feliz y de las parejas felices. Empero, “el sueño de cualquier editor” (González dixit) viene de Brasil y se llama Paulo Coelho, editado por Planeta. A Coelho nadie le gana en ventas. Y que los demás no se piquen.

2 Que sea gran negocio para las librerías.
En toda librería grande se reservan anaqueles enteros para los Deepak Chopra, Walter Riso y demás colegas. Además, cada vez que Paulo Coelho lanza una nueva obra se arman palitroques gigantescos de libros (muy cerca de la puerta), para que no puedas escapar de la fiebre. Su último libro, “El Zahir”, promete romper con las ventas.
Mejor hablemos con cifras. Crisol nos dice que el rubro “cuerpo, mente y espíritu” (“autoayuda”, para los no iniciados) ocupó durante el 2004 un meritorio cuarto lugar en ventas (12 por ciento), por detrás de literatura, ciencias-humanidades e infantil, y por delante de una serie de ítems que abarcan desde arte hasta casa y jardín.

3 Que sea carnecita para los piratas.
¿Quieres saber qué autor anda de moda? Revisa los libros piratas que venden los ambulantes en los semáforos y te darás una idea. “¿Está bueno el negocio?”, le pregunto a un vendedor al paso mientras manejo por la avenida Angamos, cerca del coliseo Dibós. “Ahí vamos”, responde, sin sonar muy convencido. Le insisto y me dice que entre los más pedidos figuran los de “Pablo” Coelho y los de Chopra, cualquiera a 10 luquitas, 8 con rebaja. Andrés González señala que Chopra, de quien Norma ha publicado algunos títulos, es “pirateado sin compasión”, lo mismo que Sergio Bambarén, también editado por Norma, nuestro más importante crédito nacional en el rubro, un éxito arrollador en ventas.

4 El dinero no es lo primero.
En el rostro de Sergio Bambarén se distingue claramente que no le gusta hablar de dinero. Tampoco es óbice para admitir que le va bien: “Saco una suma importante gracias a la cantidad de libros vendidos”. Bambarén dice donar el 90 por ciento de sus ingresos a obras de caridad. Y con todas esas, se da el lujo de vivir en un reluciente y amplio departamento miraflorino con vista al mar, lo cual significa que la cosa pinta muy bien. Claro, al susodicho lo leen hasta en la China, y más allá.

5 Escribe solo sobre cosas profundas.
“Tú ahora ves este ‘depa’ grande y bonito, pero tiene una razón de ser. Estuve mucho tiempo enamorado de una muchacha chilena y por eso lo compré. La verdad, yo siempre he vivido en lugares más pequeños”, declara Bambarén. Amante del surf y coleccionista de figuras de delfines de todo tamaño (en un ambiente así, la palabra muchame adquiere niveles solamente comparables al insulto a la madre) pregona su filosofía de vida que, en burdo resumen, podríamos comprimir de la siguiente manera: no te mates trabajando para comprar una buena casa o un carro de lujo: existen cosas más importantes. No le pregunté cuáles.

6 Cámbiale la vida a la gente.
A ver. Bambarén recuerda a un ejecutivo de Frankfurt quien, inspirado con “El Delfín” (primer libro del peruano y rotundo éxito de venta a nivel mundial), decidió renunciar a su bien remunerado trabajo e ir en busca de su amor perdido en algún rincón de las Islas Canarias. Y Andrés González, el de Norma, confiesa que cuando llegó al Perú (a todo esto, es colombiano) rompió con su novia, trauma amoroso que consiguió superar, entre otras cosas, con la lectura de un libro titulado “¿Por qué cometo siempre los mismos errores?”. No insistan. No lo presta.

7 Que lo pueda leer cualquiera.
Ocurre que existen libros y autores para cada necesidad. Bambarén afirma que su público lo componen niños de “cinco a 100 años que todavía creen en los sueños”. Y en una tienda me topé con una señora de 40 años bien llevados, muy pendiente del libro de Laura Schlessinger “10 estupideces que cometen las parejas para dañar sus relaciones”. Preguntarle la razón de su interés, además de atrevido, hubiese sido redundante.
Julio Hevia, psicólogo y comunicador, me dice: “No es casual que estos libros combinen la lógica del best seller con psicología apenas próxima al sentido común”. Para él los consumidores de autoayuda persiguen ser acariciados, atendidos, buscan su terapia al paso para intentar sobrellevar su existencia de un modo más armónico. Algo así como ordenar tu vida por 19 soles. De venta en quioscos y autoservicios.